Nov. 11.

identificador de llamadas

Una rubia con dos orejas rojas se fue a su médico. El médico le preguntó qué le había sucedido a sus oídos y ella respondió: “Yo estaba planchando una camisa y sonó el teléfono – pero en vez de coger el teléfono accidentalmente cogió la plancha y se lo metió a mi oído.”

“Oh cielos!” -exclamó el doctor con incredulidad. “Pero, ¿qué le pasó a su otro oído?”

“El imbécil volvió a llamar!”

By admin | Posted in Entretenimiento | Both comments and trackbacks are currently closed.