Dec. 09.

Tres deseos

Un día una niñita estaba caminando por la acera en su camino a la escuela, y en el medio de la acera vio a un gusano. Ella levantó el pie para aplastar, pero en ese momento, oyó una vocecita wee.

“Por favor, no me aplasta!”

El gusano había hablado! La niña dio un paso atrás en vez de saltar sobre ella. “Si usted me puede dar una buena razón por la que no hay que aplastar, entonces tal vez no lo haré.”

“Ok, aquí hay una buena razón”, dijo el gusano. “Si no me aplaste te voy a dar los tres deseos que quieras.”

“Pero, ¿cómo sé que estás diciendo la verdad?” dijo la niña.

“¿Por qué no lo intentas?” dijo que el gusano.

“Ok”, dijo. “Para mi primer deseo, quiero más de 1.000 deseos!”

“¡Guau, qué elegante estás!” dijo que el gusano.

“Sí, siempre tengo una que está en todas mis pruebas”, se jactó de la niña.

“Ok, así que ¿cuál es tu primer deseo va a ser?” pidió al gusano.

“Quiero ser muy bonito”, dice la chica. Y ella era bonita.

“Quiero ser rico y tener aretes bonitos y una bonita camisa”, dice la niña. “Eso es todo por ahora, pero cuando quiero otro deseo que sólo lo dicen y que va a pasar, ¿verdad?”

“Por supuesto”, dijo el gusano. “Bueno, será mejor ir ahora, no quiero llegar tarde a la escuela!” dijo la muchacha.

“¡Adiós!” dijo que el gusano.

Cuando la niña llegó a la escuela, un chico muy molesto llamado Robbie se acercó a ella. “Vamos a tener otro centenar en la prueba de matemáticas hoy en día?” bromeó. “Oh, Dios mío!” dice la niña. “Me olvidé de todo! Yo ni siquiera estudiar”.

Robbie se echó a reír y se fue a decirle a la escuela toda la noticia. “¡Oh, no!” dice la niña. “Ojalá estuviera muerto!”

By admin | Posted in Entretenimiento | Both comments and trackbacks are currently closed.